Bienvenidos a los Chorrones. Ideal para todo tipo de públicos, es especialmente recomendable para los niños, pues en los alrededores podrán jugar y correr sin que haya ningún peligro para ellos. x

Qué ver

SIGÜENZA

Señorial ciudad medieval de la serranía del norte de Guadalajara, que en la época árabe llegó a su máximo esplendor. Fue entonces cuando se levantó la alcazaba, ahora Parador de turismo. Ciudad episcopal desde 1140. En el siglo XV la villa se convirtió en un destacado centro industrial de paños y manufacturas textiles y su esplendor duró hasta el siglo XVII. La ciudad medieval ocupa la parte alta, en los alrededores del castillo. Sus calles son estrechas y empinadas en torno a la plaza de la Cárcel, donde se celebran los mercados semanales. En este barrio se encuentra el

Palacio del Doncel, de finales del siglo XV y las iglesias románicas de Santiago y San Vicente. La Sigüenza renacentista, impulsada por los obispos humanistas, se desarrolló en el entorno urbano de la Catedral. Delante de la Catedral se extiende la Plaza Mayor con arcos renacentistas en la fachada del Ayuntamiento. La parte más baja es la ciudad ilustrada, desarrollada por los obispos reformistas.

De las antigüas murallas quedan restos del muro principal, varias torres y algunas puertas de las siete que tuvo el recinto defensivo, como el portal Mayor, acceso principal durante la Edad Media, el postigo del Sol, la puerta del Toril y el portalón del Hierro, escoltado por dos torreones.

 

 

 

 

LA CATEDRAL

Espléndida obra arquitectónica del arte medieval religioso español. Su construcción comenzó en estilo románico cisterciense en 1140 y terminó gótico en el siglo XV. La fachada principal está compuesta por cuatro contrafuertes sobre los que se apoyan las estructuras de las tres naves principales. Las bellas crucerías góticas del claustro están iluminadas mediante ventanales ojivales y celosías caladas. Tiene interesantes capillas como la de Santiago Cebedeo, la de San Pedro, la de la Concepción, la de San Valero, la de la Anunciación y la de los Arce. La sacristía de las Cabezas es uno de los monumentos capitales del Renacimiento español. En la sala capitular está el museo Catedralicio con una interesante muestra de tapices, tallas, orfebrería, libros, códices y piezas de pintura y escultura de gran valor.

 

EL CASTILLO

Es la imagen medieval de Sigüenza, que ahora alberga las dependencias del Parador de turismo. Ocupa el solar de un antigüo castro celtibérico, habitado después por romanos y musulmanes. Entre los siglos XIV y XVI vivió su etapa de esplendor, favorecida por las ampliaciones del obispo Girón de Cisneros.

 

 

 

 

 

JADRAQUE  (XADRAQ). SU CASTILLO

El castillo de Jadraque formaba parte de una serie de construcciones defensivas siguiendo la ruta romana. Fueron los árabes quienes construyeron el castillo en lo alto del estratégico cerro (el cerro más perfecto del mundo según Ortega y Gasset), vigilante de caminos y del paso por el valle.

Se le llama también Castillo del Cid, pero no se hace mención expresa en el poema épico del siglo XII (1140), el Cantar de Mío Cid, en cuyas páginas si se hace referencia a otras localidades de la zona, como es el caso de Castejón, (según Menéndez Pidal, el actual CASTEJÓN DE HENARES) aunque los propietarios del edificio tuvieron la denominación de Condes de Cid, en relación también con la obra medieval.

En 1434 el rey Juan II hizo donación de Jadraque, de su castillo y de un amplio territorio en torno, a su parienta Doña María de Castilla (nieta del rey Pedro I el Cruel), en ocasión de su boda con el cortesano castellano Don Gómez Carrillo. El estado señorial así creado fue heredado por Don Alfonso Carrillo de Acuña, quien en 1469 se lo entregó, por cambio de pueblos y bienes, a Don Pedro González de Mendoza, a la sazón obispo de Sigüenza, y luego Gran Canciller con los Reyes Católicos.

Este fue quien inició la construcción del castillo de Jadraque con la estructura actual, en el último tercio del siglo XV.

En el momento se su muerte lo entregó a su hijo mayor y más querido, Don Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, marqués de Zenete y conde del Cid. Casó este bravo soldado, querido de corazón por los Reyes Católicos y admirado como uno de sus más valientes e inteligentes soldados, con Leonor de la Cerda, hija del Duque de Medinaceli, en 1492.

En el seno de la torre mayor, de planta rectangular, se ha puesto hoy una pequeña capilla en honor de Nuestra Señora de Castejón, patrona del pueblo.

 

EL DÍA DE LAS MIGAS

Todos los años, en la primera mitad del mes de Diciembre, se celebra en Jadraque, organizado por la Asociación Cultural “Reconquista”, el llamado “DÍA DE LAS MIGAS”.

Es un concurso culinario sobre este plato tradicional de la cocina rural. Los concursantes se apuntan previamente por grupos y el Ayuntamiento les facilita la materia prima. Desde primera hora de la mañana y en la calle, los distintos grupos de concursantes van confeccionando su caldera de migas que después un jurado califica, concediendo tres premios.

No es que empiece la jarana a partir de este momento, por que la jarana empieza a primera hora de la mañana, pero si que en este momento empieza la degustación por parte del público que suele ser  numeroso ya que no solo son los jadraqueños, vienen también de otros pueblos de la comarca y hasta de la capital.

 

RÍO DULCE

El Río Dulce, en sus, aproximadamente, 14 kms., desde los cortados de Pelegrina (Foto 1), cuando el agua de distintos arroyos que transcurren por las llanuras de la ALCARRIA y por un sin fin de barrancos, como el barranco Gollorio, que dá lugar a una impresionante cascada, hasta Aragosa, forma el Parque del Río Dulce. También conocido como CAÑÓN DEL RIO DULCE.

 

 

En estos parajes, FELIX RODRÍGUEZ DE LA FUENTE, realizó los programas de la Fauna Ibérica dedicados al lobo. Con tal motivo se erigió un monumento, por suscripción popular, dedicado a su memoria. (Foto 2)

 

 

 

La cuna del Río Dulce, en sus tramos iniciales (Foto 3), estrecha y profunda, está cubierta por los álamos que, sin solución de continuidad, lo acompañarán hasta su desembocadura en el Río Henares (Matillas). Unos 25 kms. de recorrido, de los que 14 kms. son el cañón y el resto de valle abierto y fértil, atravesando los términos de Mandayona y Villaseca de Henares.

 

 

En las proximidades del pueblo de Aragosa, cuando el Río Dulce se asoma definitivamente al valle abierto, pasa por un estrechamiento formado por dos paredes verticales, en cuyas alturas hay una importante colonia de buitres leonados

 

 

 

 

RUTA DEL ROMÁNICO EN EL NORTE DE GUADALAJARA

ATIENZA. Tiene siete iglesias repartidas por los distintos barrios, con la particularidad, todas ellas, de los capiteles foliados sosteniendo archivoltas de medio punto en piedra caliza trabajada con maestría y paciencia.

Santa María del Val.- Con portada adornada con frailecillos saltimbanquis y un relieve de la Huida a Egipto.

San Bartolomé.- Con elegante atrio porticado. Alberga un Museo de Arte Religioso

San Gil y la Trinidad.- También museo.

Santa María del Rey.- Al pie del Castillo, con su magnífica portada sur

MAS SOBRE ATIENZA.- Atienza, por su situación geográfica, ha estado sometida a conflictos bélicos de alguna importancia: Fue frontera entre la España musulmana y la cristiana; después entre los reinos de Castilla y Aragón, y más tarde entre las dos Españas de la Guerra Civil.

Como atractivo turístico-cultural hay que hacer mención a la cabalgada que se celebra el Domingo de Pentecostés. Data, nada menos, que del 1163 cuando unos arrieros se llevaron al niño de cuatro años, Alfonso VIII, para salvarlo de las amenazas de su tío, Fernando de León.

Es una  “carrera hípica” de la Cofradía de la Santísima Trinidad, en la que unos caballeros, vestidos a la antigua usanza, pasan por todo el pueblo y llegan hasta la ermita de la Estrella.

CAÑAMARES. Muy cerca de Atienza, dirección poniente, se llega al pueblo de Cañamares, junto al río del mismo nombre y encontramos un puente, de sillería rojiza y hechura románica, dentro del pueblo.

 

 

 

 

ALBENDIEGO. Ermita de Santa Coloma, en las afueras (recientemente restaurada). Muestrario de celosías mudéjar con calados geométricos de inspiración judía.

Muy cerca de la ermita, subiendo hacia el pueblo, el arte religioso popular del siglo XII mantiene sobre un recio muro de sillería, las tres cruces, en piedra labrada, de un Calvario.

 

 

SOMOLINOS. Ya que se está próximo, visitar la laguna, a la salida del pueblo y en la ribera del río Bornova.

 

 

 

 

 

CAMPISÁBALOS. La iglesia de Campisábalos, con algún interesante ventanal, muestra dos portadas gemelas, de inspiración mudéjar. Entre las dos portadas, bajo cubierta una y al exterior la llamada de Sangalindo, se conserva, bastante desgastada por el influjo de los elementos climatológicos, la procesión ornamental de un mensario esculpido en altorrelieve sobre los bloques de piedra, representando escenas campesinas referentes a las labores más características de los meses del año. Este mensario parece que es único en disposición lineal y concluye con una escena de caza de jabalí con perros y la final con dos guerreros medievales.

 

VILLACADIMA. Pueblo que, después del verano, queda desierto. El cementerio, las fuentes siamesas pueblo arriba, el campanario y al pie la portada románica de su iglesia restaurada, que siempre causa sensación.

En Villacadima, han levantado algunas casas nuevas para el verano, pero en los días cortos y noches largas del invierno el pueblo queda solo.

 

 

 

 

 

PINILLA DE JADRAQUE. No muy lejos, en la vega del Río Cañamares, cerca de Jadraque, está Pinilla de Jadraque. La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción es, quizás, el exponente más importante del Románico de la Sierra Norte de Guadalajara, declarada Bien de Interés Cultural en 1965.

ROMANICO NORTE DE GUADALAJARA